Una curiosidad…

Anuncios

El pendrive todavía no aparece. Surgen nuevas pistas.

Continuando con el caso de la desaparición de mi pendrive en extrañas circunstancias, hoy he recibido otra pista que me acerca más a desenmascarar las retorcidas perpetraciones de mi gato Frodo.

De manos de una fuente muy fidedigna que solicitó permacer en confidencialidad por razones evidentes (¿?) he recibido esta foto, en la cual se puede apreciar tanto al gato en cuestión como a un potencial cómplice: el perro-cachorro llamado Blaky.

En las escaleras, Frodo, el gato y Blaky, el cachorro, se encuentran por primera vez y sostienen una misteriosa conversación.

En las escaleras, Frodo, el gato y Blaky, el cachorro, se encuentran por primera vez y sostienen una misteriosa conversación.

Según el testimonio de la fuente referida anteriormente, es justo en este momento cuando el gato y el cachorro están teniendo una sospechosa conversación en la que el felino intenta seducir al joven can a trabajar a su favor sirviéndole de coartada (la misma que ya fue expuesta). Por su expresión, el perrito no parece estar muy convencido de las propociones del gato, quien a cambio de su servicio le ofreció dejarle comer de su propia comida, según declaró el testigo de los hechos.

Pero quién podría culpar o siquiera sospechar de un perro sabiendo que son tan vulnerables ante las destrezas seductoras y astutas de los gatos, sobre todo en este caso, en el que el can, a tan tierna edad, está indefenso comparado con un gato adulto y experimentado como Frodo.

En consecuenta a estos acontecimientos, el siguiente paso consistirá en someter a interrogatorio al pequeño canino a fin de confirmar y recolectar su versión de los hechos.

Seguiré informando.

Mi pendrive está desaparecido. Sospecho de mi gato.

Ha pasado más de un mes y mi pendrive sigue desaparecido. Yo todavía sospecho de mi gato. Ya lo he sometido a un exhautivo interrogatorio con las preguntas de rigor, del tipo: ¿En dónde estabas a las 7:00 de la noche del 02 de Febrero del 2015, la última noche en que fue visto el objeto en cuestión?. Por supuesto, tiene una coartada perfecta, dice haber estado huyendo del perro-cachorro que lo persigue con demente divertimento. Cuenta con varios testigos en el lugar de los hechos. Sin embargo, mis sospechas no cesan.

En vista que los procedimientos regulares no han dado frutos, me he visto obligada a recurrir a métodos menos ortodoxos, como amenazarlo con darle un baño o disfrazarlo de león y sacarlo a pasear con collar y cadena así vestido (ante lo cual casi llora), pero se niega a soltar prenda alguna: Sigue negando con descaro la perpretación de su fechoría.

No me daré por vencida.

Mientras, aquí lo pueden ver en su típica actitud sospechosa, aludiendo que está haciendo una prueba técnica de la calidad de la caja y su embalaje.

Probablemente está planeando alguna otra fechoría, pensando que ya se ha salido con la suya y que su crimen no le acarreará consecuencias negativas.

Seguiré informado…

Frodo en la caja

Se puede apreciar en esta imagen el momento en que Frodo está inspeccionando rigurosamiente la calidad de la caja y su respectivo embalaje.